Calles y otros olores

Yo sé que a usted le da miedo andar por San José.Y me imagino que no anda caminando en San José por las noches. Yo en cambio, siempre ando de noche por San José, producto de alguna reunión, producto del trabajo, o por los estudios. ¿Pero se ha preguntado qué pasa a esas horas por ahí?

El movimiento que se produce en la capital es interesantísimo. Hasta presas hay a las 10:30 p.m. Esto se debe a que van arribando, principalmente por la Avenida 2da, los buses repletos de trabajadores que han terminado su jornada.



Nunca faltan los de blanco. Esos que trabajan para que usted no se muera... o para que esté mejor. Cientos de enfermeros y enfermeras que, a pesar del cansancio, caminan media ciudad para poder subirse al bus que les lleve a sus hogares. Confieso que siempre me he preguntado si llegan a tener carro.

Otro detalle interesante es que los vendedores ambulantes siempre están. Fíjese usted que los discos compactos se los llevan a dormir muy tarde... incluso como a las 11 de la noche usted ve personas vendiendo CDs en los boulevares. Con ellos me pregunto cuánto habrán vendido y si realmente venden CD (algunos son muy sospechosos, pero de eso hablaremos luego, pues necesito poner más atención)

Obviamente tampoco faltan los indigentes. A algunos los he perdido de vista. ¿Habrán muerto, o habrán decidido cambiar de estilo de vida... o será que alguna institución les está ayudando? Tengo un amigo, trabajador social, que constantemente pide ayuda por correo electrónico para promover que los indigentes mejoren su calidad de vida. Acá tengo que confesar que admiro ese trabajo.

Hay un señor que siempre lo veo... me animé a saludarle hace un par de años, cuando me pidió que le comprara una hamburguesa. Ya no huele tan feo como antes. Le escuché hablar que "en el dormitorio come y duerme tranquilo".

Hoy camino a casa vi a una jovencita drogada, durmiendo en la acera, con una minifalda y sin calzones. Me dolió verla así y me sentí atado... no sabía qué hacer. Ella tirada, drogada y vulnerable.

Seguí caminando angustiado por ella. Quise patear suavemente una botella como reacción a mi impotencia. Pero me topé con miles de botellas en el camino, miles de basuras distintas.

En eso, logré captar que el olor insoportable de la ciudad era porque hoy recogían la basura... Sí, durante las noches recogen la basura como cuatro caminones con 4 atletas atrás.

Lo que pasa es que como cada uno tiene una ruta distinta, van dejando esos charquitos que indican por dónde ya han pasado. Para mi mala suerte, yo pasé por todas las marcas distintas que ellos dejaron.

Al final, me subí al bus que lleva a mi casa. Hace unos 10 años atrás, eramos unas 15 personas en la parada. Llegamos al punto de saludarnos todos. Hoy el bus va lleno, como si fueran las 6 de la mañana.

La mañana no es tan distinta que la noche en San José. La indigencia no tiene que ser normal. La basura no es un adorno capitalino y las personas siguen trabajando en cualquier horario.

FRente a este escenario. ¿Qué significa el ejercicio ciudadano para usted?




(Fuentes:
Foto rostro: tomada de http://us.123rf.com/400wm/400/400/dundanim/dundanim0811/dundanim081100041/3819285.jpg
Foto indigente durmiendo: http://www.icd.go.cr/sitio/images/Sitio_imagenes/noticias_img/aldia_251007/1772881_0.jpg)

2 comentarios:

Publicar un comentario